¡Que Comience la Cuaresma!

Publicado: 15/02/2024

Comunicación MLG

Durante esta semana hemos tenido celebraciones de la ceniza (hemos contado 11) presididas por los salesianos de nuestra casa, Tomás, Antonio, Lucas y Lorenzo en las que nos hemos acercado al sentido de este tiempo que nos lleva hacia la Semana Santa.

Hemos movido bancos, llevado luces y farolillos de papel (gracias al grupo Amanecer del que cogimos tan maravillosa idea), colocado ladrillos, y una bola del mundo conectada con una cuerda a Jesús resucitado pasando por los pies del crucificado. Nos hemos atrevido a hacer «miertes», miércoles, «mierves» y «miernes» de ceniza, porque para Dios cualquier momento y cualquier lugar son buenos para encontrarse con nosotros.

Hemos acercado a los jóvenes de nuestra casa al corazón del colegio, a los salesianos que tanto rezan por ellos y a sus mismos corazones, ahora les toca a ellos dejar entrar a Dios.

La cuaresma y la celebración de la ceniza nos suenan a un periodo de tiempo triste pero no podemos olvidar que por un lado lo que ahora es ceniza, fue luz y calor durante el tiempo en que ardió y descubrir que Dios nos ama tanto y quiere con tanto deseo comunicarse con nosotros y que le entendamos que se hace como nosotros para que le podamos ver, escuchar y tocar. ¿Eso es triste? Ayunar es aparcar aquellas cosas que nos separan de nuestros sueños de felicidad; dar limosna es compartir lo que tenemos (aunque sea poco y lo necesitemos) con aquellos que sabemos que lo están pasando mal para regalarles un poco de alegría; orar es escuchar la voz de nuestra conciencia, donde Dios nos habla al corazón, para descubrir aquello que da sentido a nuestras carreras diarias. Desde esta visión, ayunar, dar limosna y orar son verbos alegres.

Cuando nos sentamos en círculo alrededor de una hoguera para sentir su luz y su calor, cada vez que nos acercamos para estar más cerca del fuego, más cerca estamos de los que nos rodean. Vivamos la cuaresma con la alegría de acercarnos a los demás buscando la luz y el calor que no se apagan, porque Dios es el único agua que calma nuestra sed.

También te puede interesar…

Oratorio de Verano 2024

Oratorio de Verano 2024

Queridas familias, queremos informaros de que el Oratorio de Verano de 2024 ya está calentando motores y viene cargado...