El pasado 27 de Mayo, recibimos una noticia que no esperábamos. A nuestro modelo Cupido, un perro mestizo de un año que tuvo la mala fortuna de ser atropellado y se encontraba con la parte inferior de su cuerpo inmóvil tras ser intervenido, “se le acababan las opciones”.

– ¿Eso es verdad? ¿En serio?

– Si profe, me ha llegado esto por Instagram. ¿A que este es Cupido?, el perro al que estuvimos tomando medidas en la protectora para la silla.

– Sí, sí que es.

Fueron muchas las movilizaciones que a través de las redes sociales se activaron para conseguir que alguien o alguna asociación se hiciera cargo de él. La imagen de Cupido fluía por Facebook, Twitter, Whatsapp e Instagram. Likes, me gusta y retweets se actualizaban con fotos y videos de nuestro personaje.

Fue entonces cuando se pusieron en contacto con nosotros.

Los voluntarios de la Protectora de Animales y plantas de Málaga conocían que estábamos preparando alguna silla para que ellos la utilicen en su labor diaria para la rehabilitación  de perros con esta discapacidad.

Nos decían que la adopción o la acogida la facilitaría si pudieran incluir una silla de ruedas para hacer más cómodo su día a día, y que el tiempo corría en nuestra contra.

Cierto, pero lo que el tiempo no sabía es que nosotros disponemos de algo tan poderoso como él: los corazones y la ilusión de nuestros alumnos de Formación Profesional Básica.

Sería en los buenos días donde expondríamos el caso además de toda la información que nos iba llegando. Principalmente videos de Cupido demostrando la energía y las ganas de vivir. Por ello necesitábamos arrimar el hombro y poder finalizar al menos una silla para su nuevo destino.

  -Maestro, si tenemos que venir por la tarde, yo vengo.

Así fue. De manera voluntaria uno a uno se iba incorporando para agilizar las tareas. Cortar material y medir, y volver a cortar. Taladrar y medir, y volver a ajustar. Sellar y medir, y volver a cortar.

Una de esas tardes pudimos ser testigos de cómo alguna madre le extrañaba que su hijo estuviera en el colegio.

  – ¿En el colegio y por la tarde? Niño, ¿tú tienes fiebre?-

  – Que no Mamá, que estamos aquí con los maestros haciendo una silla de ruedas para un perro que le hace falta. Bueno te dejo que tengo faena, un beso.-

Otro ejemplo más de esos detalles de los que somos testigos en la etapa de FPB.

Teníamos ya la estructura pero estábamos obligados a conseguir unas ruedas. Unas buenas ruedas donde su montaje y desmontaje fuera fácil de cambiar, como si de un Fórmula 1 se tratara, y que además aguantara tanto en campo como en ciudad. No era tarea fácil.

Por otro lado llegaban buenas noticias. La Asociación Familia Canina de Estepona había solicitado la acogida de Cupido. Jael, presidenta de la asociación, nos informaba en todo momento de su estado y como podría mejorar con una nueva silla.  

Él se merecía algo especial con un toque personalizado haciendo honor a su propio nombre. Así que decidimos pintar la silla de color “Doraíco”. Imprimación, pintura, secado,  vuelta a pintar y esperar a que seque. Momento para colocar las fijaciones y arneses, vigilando muy de cerca la comodidad de su manejo.

La fecha de entrega sería el miércoles día 03 de Junio en el colegio donde, tanto Voluntarios de la protectora de animales como la propia asociación Familia Canina de Estepona, nos veríamos para realizar los últimos ajustes y para que Cupido pudiera probarla.

Ya en nuestro taller, tras unos minutos emocionantes, posteriores a desvelar el trabajo de nuestros chicos de 1º FPB de Vehículos, era el momento de comprobar su funcionamiento.

Expectación, sonrisas, asombro, jóvenes asomados a las galerías, lágrimas, emoción contenida, todos los peques de infantil observando como volabas por el patio, y todo lo has motivado tú. Así que ya podemos decir,

“Cupido, ahí tienes tus alas”.

Agradecer siempre la gran labor que el grupo de Voluntarios de la Protectora de Málaga realizan por el bienestar de estos y otros animales. Y mención especial a las chicas de la Asociación Familia Canina de Estepona, por acoger a este y otros casos con el fin de que tengan otra una segunda oportunidad.

 Fdo: José A. Montañez, Miguel A. Borrego (Profesores de Formación Profesional Básica) y alumnos de 1ºFPB-V.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies