​Con un total de 5295 potitos y una recaudación de unos 1000€, la campaña ha sido todo un éxito, en un año en el que la ayuda a los más necesitados es una urgencia.

Del 14 al 17 de diciembre ha tenido lugar la XVI Operación Potito, una campaña organizada cada año por el Centro Juvenil Francisco Míguez y cuyo objetivo es recoger alimentos infantiles (potitos, leche, cereales, etc.), así como dinero en metálico que se invierte también en la compra de estos alimentos. Lo recogido se destina a entidades de nuestra ciudad que trabajan menores y familias vulnerables, como Hijas de la Caridad, RedMadre, Fundación Don Bosco (actualmente integrada en Don Bosco Salesianos Social),  Biberódromo, Cáritas Parroquia Divina Pastora y Bancosol.

Esta campaña se lleva a cabo con la colaboración de un grupo de farmacias de la zona centro, y de los barrios de Capuchinos y de la Victoria, con la que se trabaja desde hace años. Los encargados de la recogida de alimentos han sido un grupo de más de 100 chicos y chicas, mayores de 14 años. El objetivo de esta actividad es también ofrecer a los participantes una experiencia de voluntariado y acercarlos a la realidad que nos rodea.

Aunque la campaña se desarrolla durante 4 días, son muchas las semanas de preparación: recogida de autorizaciones, reuniones informativas con grupos y voluntarios, coordinación con las farmacias y entidades beneficiarias,… Este año, además, se ha realizado un concurso previo en el que se ha seleccionado el cartel que ha representado la XVI Operación Potito, y que ha resultado ser el diseñado por Omar Guillén, alumno de 4º de ESO.

Con posteridad a los días de recogida, algunos de los voluntarios han ayudado a distribuir los alimentos entre las entidades beneficiarias.

Llevar a cabo la campaña este año ha supuesto todo un reto: han tenido que modificarse horarios, modo de confeccionar los grupos y otros muchos detalles para llevarla a cabo cumpliendo las medidas de seguridad que exige la actual situación sanitaria.

Los resultados alcanzados y los testimonios de los voluntarios hacen que todos estos esfuerzos se vean recompensados con creces. Los chicos coinciden en que tomar parte en la campaña es muy satisfactorio, todos sienten que su labor es útil y pueden ayudar a personas que lo necesitan. También les llama la atención la solidaridad que muchas personas han demostrado.

La Operación Potito se suma a otras campañas de recogida de alimentos que se llevan a cabo a través de los distintos grupos de la casa salesiana de Málaga. Entre ellas, está la Operación Kilo, coordinada desde la Pastoral Escolar, la Gran Recogida Cofrade, llevada a cabo por la Hermandad Salesiana junto con otras cofradías de nuestra ciudad, o la participación de varios de los grupos de la casa en la Gran Recogida de Alimentos de Bancosol.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies