La casa salesiana de Málaga abrió sus puertas el sábado 8 de febrero para acoger a casi dos centenares de participantes procedentes de las distintas presencias de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora en la celebración de Fiesta de la Comunidad Inspectorial 2020.

Tras las ediciones anteriores, celebradas en Valencia-San Antonio Abad, Utrera, Villena, Barcelona-Horta y Sevilla-Trinidad, esta sexta edición ha tenido como sede nuestra casa de Málaga, que el pasado 8 de diciembre finalizaba la celebración del 125 aniversario de la presencia salesiana en nuestra ciudad, con la visita del Rector Mayor. 

“Aquellos días palpé a fondo lo que en tantos documentos hemos recogido. El sentido de familia es real y lo viví de manera especial con una alegría colectiva compartida por toda la casa», con estas palabras iniciaba su discurso de bienvenida Ángel Asurmendi, Provincial de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, que realizó un recorrido por las vivencias de este aniversario junto a una radiografía del rostro cercano, atrayente y bondadoso de Dios en las diferentes presencias salesianas. «Durante los actos de clausura del aniversario experimenté el cariño que se le tiene en Málaga a los salesianos. Un amor basado en la cercanía y en la unión gracias a los hermanos que han pasado por aquí, y a los que ahora están, porque han provocado este aire que ahora se respira y te hace entender el valor de la presencia del salesiano ‘en medio de’ y junto a», explicaba agradeciendo al director y la comunidad la acogida brindada a los participantes. «Málaga me entusiamó y me hizo crecer más en la fuerza del espíritu salesiano. Me hizo pensar que tenemos en nuestras manos un carisma que es un verdadero tesoro. Os invito a creer en él y dar gracias a Dios», compartía para concluir su intervención.

Durante el acto, conducido por Fernando Miranda, Vicario Inspectorial, se proyectaron diferentes piezas audiovisuales que situaron el evento en el contexto local con una efeméride proyectada desde ‘Málaga al mundo’. También hubo ocasión para disfrutar de la representación de algunas escenas de “Don Bosco, el musical”, un proyecto llevado a cabo con motivo del 125 aniversario de la casa de Málaga. Se trata de una adaptación del espectáculo realizado en 1988 y en el que participan un numeroso grupo de jóvenes (alumnos, antiguos alumnos o simpatizantes), profesores, animadores del Centro Juvenil Francisco Míguez, miembros de la Familia Salesiana de Málaga y también algunas personas cercanas a la misma.

Este primer momento se cerró con el homenaje a los hermanos que celebraban los 25, 50 y 75 años de ordenación sacerdotal o profesión religiosa de una treintena, además de las casas de Sevilla-Colegio Mayor, Valencia San Juan Bosco, que cumplen 75 años, y Cartagena, Huelva, Jaén y Alcoy, que celebran su 50 aniversario.

Tras finalizar esta primera parte de la mañana, se realizó la foto de familia, frente al monumento de Don Bosco y al pie del mapamundi salesiano. A continuación, dio comienzo la solemne eucaristía en el Santuario de María Auxiliadora, presidida por el Inspector acompañado por grupo de concelebrantes, encabezados por los hermanos que celebraban sus aniversarios. 

La jornada finalizó con una comida fraterna en la Casa Diocesana de Espiritualidad Beato Manuel González.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies