Reflexión en torno a los días centrales de nuestra fe

Llega la Semana Santa 2019, querida Familia Salesiana de Málaga, y me quisiera dirigir a cada uno de vosotros y penetrar, con vuestra venia, en vuestros hogares y recordaros –con el nombre propio de tus hijos y tu gente querida-, que hace 125 años que en esta casa, la mía y la tuya, se celebran estos misterios –morir para resucitar- que nos trajeron la salvación, la vida, la capacidad de soñar. Anunciaros, con vuestra venia, que aquel que pasó “haciendo el bien”, hasta entregar su vida y ésta es la demostración definitiva, “porque nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos” vuelve a ilusionar nuestro corazón creyente, salesiano al celebrar con emoción estos acontecimientos que ayudaron a volar en aras del bien a salesianos y la entera familia de Don Bosco desde aquel 1894…

Antonio Gil

Director, Salesianos Málaga

Desde que llegué a esta tierra, que con tu venia ya también es mía,, bañada por el ‘mare nostrum’ y envuelta en brisa arrulladora, soy uno de vosotros, participando en la bulla, las alegrías y los días melancólicos y abierto a la espera, junto a ti, de nuevas procesiones, nuevos nazarenos, nuevos cultos, nuevas celebraciones entre incienso y luces del Cristo que se entrega, ‘el de las penas’ y el que en la Vigilia Pascual convierte la noche en luz esplendente y definitiva proporcionándonos la alegría que “ya nadie nos podrá arrebatar” (Jn 16, 20-23), el del Amor y la “Esperanza que no defrauda (Rom. 5,5)”

Semana Santa del 125 aniversario en el que estamos compartiendo experiencias, sueños y deseos. Dame la venia, para animarte a vivir intensamente estos días, con fuerza malagueña, entre emociones y salvas “al Dios que nos justifica”.

Si deseas compartiremos el tiempo en que rezamos juntos el “Ave María”, rescatada de la historia de Juan Bosco con Bartolomé Garelli, el primero de una lista inmensa y la prolongamos un poquito mientras elevamos la mirada a la Madre del Auxilio, a nuestra Auxiliadora y quizá escuchando el requiebro de una saeta rasgando los aires y llegando al corazón de Cristo mientras recorre el camino de la Cruz a la Luz… y nos sigue iluminando la senda…

Si deseas, y con tu venia, conectamos aquí y ahora los sonidos de la Semana Grande en busca de la dicha interior al ritmo del corazón agradecido y abierto a un acompasado palpitar del Cristo que pasa silencioso ante nosotros, camino del Calvario, pero susurrándonos muy adentro… ¡resucitarás conmigo!… y si quieres, si queréis “yo estaré con vosotros hasta el fin de los tiempos” (Mt 28,20).

La Semana Santa de 125 años generosos y un eco de eternidad…La hermosa película de una vida empapada de evangelio y salesianidad.

Con la venia, costalero, penitente, amigo, compañero de ruta, permíteme que te desee en el 125 aniversario, muy feliz SEMANA SANTA 2019. Abrazos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies