Si nos hubiesen pedido soñar un Encuentro de Jóvenes para celebrar el regalo que es Don Bosco llegando hace 125 años a Málaga, hubiese sido exactamente lo que vivimos el pasado sábado 30 de marzo en la XIII Fiesta del Movimiento Juvenil Salesiano.

Una jornada en la que se respiraba ilusión, alegría y unión a pesar de ser más de 500 jóvenes, y a pesar de ser de diferentes partes de Málaga, incluso de diferentes partes del mundo, ya que en el ambiente latía un corazón al unísono. Un patio lleno con un estilo 100% salesiano y que de nuevo en esta ocasión se nos quedaba pequeño y el campo de deportes de Segalerva nos servía de segundo espacio para el deporte y la vivencia festiva.

La jornada que venimos llamando día del “MJS” (Movimiento Juvenil Salesiano) se tornaba en una fiesta del movimiento juvenil malagueño, con un grupo precioso: chic@s de nuestro colegio y nuestro Centro Juvenil, chic@s del Colegio El Monte, de las Adoratrices, de la Divina Pastora, del movimiento MIES del centro “Buen Pastor”, chic@s de la comunidad nigeriana de la Parroquia Cristo Rey, el grupo joven de nuestra Hermandad Salesiana, chavales y chavalas de la Fundación Proyecto Don Bosco, donde varios de ellos son inmigrantes llegados de otras tierras, principalmente Marruecos, y que Don Bosco, a través de su gran proyecto, acoge y acompaña; también un grupo de chicos del Centro de Menores “Dulce Nombre de María”, un grupo enorme e ilusionado de nuestras hermanas Salesianas de Marbella y un equipazo de profes de nuestro centro educativo San Bartolomé.

Tuvimos fiesta, baile, talleres, un precioso concurso de talentos “GoD talent”, competiciones deportivas, música en directo de un grupo de rock cristiano que nos amenizó la tarde, un toro mecánico, una cama elástica, tiro con arco… ¡docenas de iniciativas para disfrutar! Además compartimos una eucaristía mágica en medio del patio con participación directa de todos jóvenes asistentes.

Todos esos fueron los ingredientes para un día que quedará por siempre en la memoria de todos. Alguno de los asistentes ha querido expresar su vivencia:

«Día de fiesta en buena compañía».

 

«Esfuerzo recompensado por un resultado excelente; momentos que no se olvidan».

 

«Estar en contacto con los jóvenes dando gratis aquello que he recibido gratis, compartiendo juegos, mesa y eucaristía reunidos en torno al proyecto de Don Bosco de acercar a los jóvenes el Reino de Dios».

 

«Una jornada fantástica, de veras! Chicos de diferentes grupos religiosos, de diferentes procedencias, de diferentes estratos sociales, y todos unidos creando un cachito de cielo en nuestro patio, un trocito de cielo salesiano».

Por todo ello, lo de nuestra gran fiesta del sábado 30 sólo puede catalogarse de INOLVIDABLE. Ha quedado claro que el corazón de Don Bosco sigue latiendo fuerte en nuestra Casa Salesiana de Málaga.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR
Aviso de cookies